3 Razones por las que los esfuerzos de mejora continua fracasan

¿Por qué el Kaizen fracasa? Ya conocemos a los sospechosos: ausencia de soporte de dirección superior, enfoque en recorte de presupuesto, ausencia de agentes dedicados al cambio, poca inversión en entrenamiento, uso de herramientas inadecuadas en el tiempo inoportuno.

Con millones de millones de experiencias allá afuera, sería atrevido de mi parte nombrar las top 3. Estas son simplemente mis 3 causas favoritas de fracaso en los esfuerzos para la mejora continua:

3. Enfocarse en la solución en vez de cómo desarrollar una solución.

Este problema tiene 2 aspectos: a) la trampa de la herramienta, significa enfocarse en las soluciones comúnmente usadas de alguna metodología (kanban, pokayoke, eliminación de desperdicio, etc). La trampa de la herramienta no considera que estas soluciones son sólamente medidas temporales para los déficits del sistema actual. A medida que el sistema cambia (y va a cambiar), las medidas van a ser obsoletas. El segundo aspecto es b) la trampa de dirección por objetivos. Ésta da un sentido falso de empoderamiento, consiste en decirle a las personas “tienes que conseguir esto, no sé cómo le hagas”. El hecho es: las soluciones no nos dan ventaja competitiva a largo plazo, lo que sí la da es la habilidad de entender la situación y constantemente desarrollar soluciones que encajen. Aquí, el cómo es crucial.

2. Ausencia de un estado de objetivos claros.

Usualmente llegamos con nuestro montón de herramientas y habilidades, observamos el proceso y encontramos millones de problemas por resolver. “¿Qué se puede hacer para mejorar esto?”, ésta es una pregunta típica, con un millón de respuestas típicas. Y ahí empieza la cacería de desperdicios, con una inversión enorme de esfuerzo y con pocos resultados relevantes. El simple hecho de estar siempre en un estado de objetivos claros, el cual se define con acuerdos y una visión avanzada, ayudará a reducir las posibles preguntas a esa pregunta correcta: “¿Qué necesitamos hacer para lograr este estado y tener siempre objetivos claros?” Con esto, se alcanzan logros significativos, y estos impulsarán mayores esfuerzos para avanzar al siguiente paso.

1. Todo esto no es continuo.

Qué declaración tan fuerte: “La mejora continua debe ser continua”. Puede sonar raro, pero muchos caen en este error simple y se preguntan por qué las soluciones que idearon no se quedan y se implementan. Un mentor una vez me dijo: “Errette-san, la mejora no se debe sostener, la mejora debe suceder sola, sin que algo la detenga”. Por lo tanto, el esfuerzo clave debe estar en acoger un ambiente que adopta el cambio y que constantemente busca el siguiente reto.