¿Cuál es el propósito de esto?

Suena desafiante y hasta un poco grosero pero es una pregunta clave que debería preceder todas nuestras acciones, proyectos y otros esfuerzos: ¿Cuál es el propósito de esto?

Antes de que desarrolle este punto, déjame decirte una pequeña (y verdadera) historia: érase una vez, cuando era niño, mi mamá me pidió que viniera a la cocina y le ayudara a picar cebolla para preparar la cena de Noche Buena. Quiero que sepan que mi familia es muy loca y grande (típica familia mexicana); por lo que se necesitaban muchas cebollas. “Tienen que estar finamente picadas” dijo mi mamá. A lo que yo le contesté “¿Por qué? ¿Qué vas a hacer con todo eso?”, y me lanzó su mirada de desaprobación de niño desafiando a su madre. Así que me callé y procedí a realizar la tarea.

Después de horas (o eso parecía), terminé de picar las 20 cebollas. Me limpié las lágrimas de los ojos (recuerda, estas eran cebollas) y orgullosamente le entregué a mi madre el resultado de mi arduo trabajo.

Asombro, decepción, horror y trauma son las palabras que pueden describir lo que sentí cuando ella tomó la cebolla picada y la puso en la licuadora con algo más y ¡swiiiiish! ¡Ya teníamos salsa! (Sí, comemos salsa incluso en la cena de Navidad). ¡Mi esfuerzo fue para nada! Si hubiese sabido sobre las intenciones de hacer salsa, sólo hubiese cortado la cebolla en mitades, echarlas en la licuadora y ¡hubiese obtenido el mismo resultado!

Muchos años después de esta experiencia, cuando empecé a trabajar en Toyota, mi mentor sugirió que siempre cuestionara a mi manager con respecto al propósito de cada tarea que se me asignaba. Mi manager no parecía sorprendido en lo mínimo por mi pregunta tan directa: ¿Cuál es el propósito de esto? En realidad estaba encantado, estaba aprendiendo uno de los motores importantes de la compañía: “Siempre confirma el propósito de tu trabajo”. En Toyota, se incentiva a todo mundo a hacer la pregunta para todo, incluso cuando un Vice-Presidente te está presentando su más reciente proyecto. El hecho es el siguiente: enfocarte más en tu tarea y dar mejores resultados es más fácil cuando puedes conectar lo que estás haciendo con un objetivo más grande.

Este sentido de propósito como motor de eficiencia puede ser aplicado en todos los niveles con resultados inmediatos, mientras nadie tenga miedo de hacer la pregunta y reaccionar: ¿Cuál es el propósito de esta tarea, reunión, proyecto, departamento, división, compañía…?